El Estado Laico de Boric no es hermoso
Asegurar la laicidad y una verdadera separación Iglesia-Estado.
El Partido Comunista y Apruebo Dignididad expulsan a la iglesia evangélica de la administración Pública

 

Imagen1013

                                                                                                                                                 Ninguna bandera chilena en el programa de Boric

 

Es tedioso, de repente marea y dan ganas de tirarlo, pero era necesario leer completo el Programa de Gobierno de Gabriel Boric, por largo tiempo primero en las encuestas, ahora aflojando en el segundo lugar y dando positivo con la variante delta del Covid 19. En la reunión de pastores, pregunté y alguien contestó que Boric tenía todas las vacunas, y repliqué, ¿y, si tenía todas las vacunas como es que se infecta, y para qué sirven las vacunas? Y, lo que es peor, tuvo contacto estrecho con cerca de cien personas, ¿a cuántos habrá contagiado? Ya que las vacunas no le sirvieron para nada al candidato presidencial de Apruebo Dignidad, deseamos que la juventud sea la fuerza que lo haga recuperarse rápidamente.

Mi resumen del Programa de Gobierno de Boric; El país comienza con la revuelta y sus ejecutores son los nuevos padres de la patria, y de hecho, ellos son los generadores del programa; Creará una clase privilegiada en la sociedad las personas LGBTIAQ+; En su visión social no existen los pobres (La palabra pobres no aparece en el programa de doscientas hojas); Un Estado Laico que elimina la participación religiosa en la administración pública y una nueva ONAR que desplaza y quita el protagonismo, que del principio ha tenido la iglesia evangélica en la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos. El programa de gobierno de Boric, para nosotros no es hermoso. Los párrafos que leerá a continuación son transcripciones fieles del Programa.

“Chile está viviendo un momento histórico lleno de desafíos: una sociedad que, movilizándose en contra de los abusos y exigiendo mejores condiciones de vida, abrió paso a una Nueva Constitución que construya un país distinto. En este contexto de incertidumbre, necesitamos un gobierno que acompañe los cambios que nacieron de la gente y que al mismo tiempo enfrente con decisión los retos a los que nos enfrentamos como sociedad. Que consolide, paso a paso, pero decididamente, un nuevo Chile en el que nadie se quede afuera.” (Presentación del programa Compatriotas)

“Es un programa que nace de un proceso colectivo, como lo es mi candidatura presidencial y todas las candidaturas de Apruebo Dignidad. Fue escrito por miles de manos en mesas que se llevaron a cabo a lo largo y ancho de todo el país, donde a partir de un documento base, vecinos y vecinas, personas del mundo independiente, docentes, dirigencias y organizaciones sociales, expertos y expertas y partidos políticos se reunieron para, discutirlo, nutrirlo, priorizarlo y modificarlo. No son las ideas de unos pocos, sino que es un programa abierto a la comunidad, colaborativo y participativo.” (Presentación del programa Compatriotas)

Impulsaremos acciones afirmativas para corregir las desigualdades estructurales e históricas que han experimentado las mujeres y diversos grupos sociales y colectivos, tales como, entre otros, niños, niñas y adolescentes, pueblos indígenas, personas migrantes, comunidades afrochilenas, personas mayores, personas con discapacidad, personas privadas de libertad y bajo custodia del Estado, personas LGBTIQA+, personas trabajadoras sexuales y personas en situación de pobreza.

“La falta de reconocimiento de las identidades diversas es una expresión de violencia hacia la comunidad LGBTIQA+, y causa estigma y discriminación interpersonal e institucional. Nos comprometemos a impulsar el reconocimiento efectivo de la identidad de género de personas trans y de identidades que se sitúan por fuera del binarismo de género. Por esta razón: Modificaremos la ley de identidad de género para permitir el cambio de nombre y sexo registral a menores de 14 años y establecer el procedimiento administrativo como norma general. Reconoceremos en el documento de identificación identidades por fuera del binarismo de género (carnet no binario). Se establecerán mecanismos de actualización de información entre instituciones públicas y organismos privados que manejen datos personales cuando existan cambios registrales de identidad. Repondremos inmediatamente las variables de diversidad sexual y de género en la encuesta CASEN, e integraremos estas variables en el próximo CENSO. Mesa de trabajo entre sector público, organizaciones sociales y colegios profesionales pertinentes, para revisión de normativa vigente y derogación o actualización de normativa discriminatoria, además de la creación de orientaciones técnicas en todos los programas de atención de la ciudadanía.” (Página 178 y 187)

“Proponemos un Estado laico que consagre la libertad religiosa, de creencias y espiritualidades, al tiempo que garantiza su efectivo goce a través de leyes, normas, políticas y programas. Por ello, impulsaremos medidas orientadas a garantizar la no-discriminación por razones de credo, religión o espiritualidad que aseguran la laicidad y una verdadera separación Iglesia-Estado. Comprendemos la laicidad y el valor de las religiones y espiritualidades desde la riqueza de la diferencia de culturas, la pluralidad y la plurinacionalidad. En este ámbito, perfeccionaremos la Ley de Libertad de Culto en un proceso participativo que incluya a todas las tradiciones religiosas y espirituales, incluyendo las cosmovisiones de los pueblos originarios. Asimismo, promovemos que la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR) sea una instancia representativa y promotora de todas las expresiones religiosas y espirituales del país, garantizando la igualdad jurídica entre ellas y terminando estructuras que establezcan privilegios a ciertos credos.” (Página 193)