Ver el programa para dar mi opinión 

Imagen988

 

Un abogado de Santiago, cristiano evangélico como yo, me pidió que escuchara las entrevistas hechas a tres candidaturas a la Convención Constituyente, para que le entregara mi opinión. Mi opinión está el subtítulo de este artículo: “Si viviera en el distrito 9  no votaría  por Alejandra, y si viviera en el distrito 26 no voto por Jairo” Un par de horas después, me pareció pertinente fundamentar mi voto e imperativo, compartirlo con ustedes, dada la campaña que se está haciendo,  para exhortar a  hermano evangélico a votar por candidatos evangélicos, que los hay en casi en todos los distritos del país.

El candidato por el distrito 26 señaló: “… tenemos que asumir todos los cristianos, que vamos a tener que respetar a los que consideren legitimo casarse entre dos hombres o dos mujeres…”, es decir, dicho en otros términos, más claros y inequívocos, apoyaré para consagrar en la nueva Constitución Política el matrimonio homosexual. La primera pregunta que me hice fue, a quien va a representar el candidato, a nosotros o a ellos, qué sacamos con orar y urgir a la hermandad,  para alcanzar el virtuoso tercio de la Convención, si en este tema, el más peligroso de todos, el votará contra nosotros, y,  ¿para eso quiere que los evangélicos hagamos campaña para él?  y,  ¿para eso quiere que los evangélicos voten por él?.

Estar en contra del matrimonio homosexual estimado candidato, no es por falta de respeto a las minorías, no es por privarles de espacio, es porque la legalización del matrimonio homosexual, anula la libertad religiosa, cercena la libertad de expresión, afecta el derecho a la educación y en definitiva destruye la democracia. Entonces me di cuenta, que el candidato desconoce el daño que ocasiona este tipo de legislación. y, no solo para él, sino para todos, lo explicaré. De los 193 países que hay en el mundo, 30 ya han legalizado el matrimonio homosexual, y junto con ello, lo que estos países han hecho, es penalizar a todos aquellos que cuestionen esta ley, es decir, usted ya no podrá predicar contra la homosexualidad, si lo hace, lo multarán, si reincide le doblarán la multa, y si lo repite lo encarcelarán. Qué; ¿Por qué afecta el derecho a la educación? Porque la redefinición del matrimonio de un hombre y una mujer a “dos personas”, impregna toda la institucionalidad del país y,  parte por el currículum escolar. En Canadá las familias conservadoras retiran a sus hijos de la escuela pública que son gratuitas, para librarlos de la homosexualización, el problema es que las escuelas privadas son pagadas, ¿se entiende?

 

La candidata por el distrito 9 dijo sobre el apoyo de Jairo al matrimonio homosexual: “Me asombra muchísimo escuchar las palabras de Jairo, esa apertura me parece muy bien, valoro mucho el mensaje que estamos enviado. Yo me las voy a jugar por un Estado Laico, pero que garantice una igualdad religiosa, un Estado igualitario en religión, pero expresamente consagrada y garantizada…”  Y, no solo para ella, sino para usted, transcribiré el significado de Estado Laico:  “El término Estado laico se utiliza para denominar al Estado (y, por extensión, a una nación o país) que funciona de manera independiente de cualquier organización o confesión religiosa o de toda religión y en el cual las autoridades políticas no se adhieren públicamente a ninguna religión determinada y en el cual las creencias religiosas no influyen sobre la política nacional.  En un sentido estricto, la condición de Estado laico supone la nula injerencia de cualquier organización o confesión religiosa en el gobierno, ya sea el poder legislativo, el ejecutivo o el judicial. En un sentido laxo un Estado laico es aquel que es neutral en materia de religión por lo que no ejerce apoyo ni oposición explícita o implícita a ninguna organización o confesión religiosa”. ¿Qué significa esta definición?  Que la religión desaparece del ámbito público; Escuelas, hospitales, cárceles, Congreso Nacional, Palacio La Moneda. En un Estado Laico, el Presidente con sus ministros, los parlamentarios y los jueces, ¿Pueden asistir al tedeum evangélico? Para aclarar un poco más las cosas, en las propuestas constitucionales del Partido Socialista, se señala: (Entregadas recién al Servel)

 

Chile, un Estado laico: Liberar la política de las influencias de grupos de presión implica, a su vez, consagrar la total separación del Estado de cualquier iglesia u organización religiosa, respetándose las diversas manifestaciones de credos, lo cual debe traducirse en materia educacional y de libertades religiosas. Este principio implica, además, la supresión de símbolos, signos, señales, sacramentos, adoctrinamiento, juramentos e invocaciones, ritos o rótulos en el ámbito de lo público, lo que debe ser recogido en el sistema educacional

2021. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver