Una respuesta Evangélica a la Declaración del Concilio de Iglesias Protestantes

 

Declaración del Concilio de Iglesias Protestantes Históricas de Chile

A la comunidad nacional toda

“En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz”.

Santiago 3:18.

Reunido extraordinariamente este Concilio de Iglesias Protestantes e Históricas de Chile, frente a declaraciones de diversas organizaciones y grupos pronunciándose públicamente en favor de opciones específicas respecto del próximo plebiscito, involucrando directamente, otras veces indirectamente, en esa opción a todos los evangélicos o, a “La iglesia Evangélica”, consideramos oportuno e imprescindible señalar:

1) Que nos parece reprochable que se pretenda identificar e instrumentalizar a todos los evangélicos con una determinada opción, cualesquiera sean estas.

2) Que es preciso reiterar una vez más que NO existe “La Iglesia Evangélica”, sino las iglesias evangélicas: un conjunto de diversas entidades con formas organizacionales y prácticas diversas, aunque coincidan en algunos elementos doctrinales básicos propios de todas las iglesias cristianas.

3) Que, en consecuencia, ninguna organización o iglesia en particular puede arrogarse la representación de todas las iglesias, o del conjunto de los evangélicos.

4) Que incluso al interior de cada iglesia sus miembros representan diversas opciones y miradas, y que una declaración particular representa generalmente la opinión de las directivas, resultado de procesos deliberativos propios de cada organización, y no la de todos y cada uno de los integrantes de la iglesia.

5) Que la libertad de conciencia informada es un principio fundamental de la comprensión reformada del Evangelio y que, en consecuencia, la libertad del creyente para decidir en conciencia frente a los asuntos que le competen y también en su calidad de ciudadano/a está garantizada por la teología, la historia y la tradición de las iglesias herederas de la Reforma Protestante.

Iglesia Anglicana de Chile Comunidad Teológica Evangélica de Chile Iglesia Presbiteriana de Chile Seminario Metodista Iglesia Luterana en Chile. Seminario Teológico Bautista Iglesia Metodista de Chile Unión de Iglesias Evangélicas Bautistas de Chile Iglesia Evangélica Presbiteriana en Chile. Iglesia Evangélica Luterana en Chile Domeyko 1938 4°Piso. Santiago, RM, Chile.

 Una respuesta evangélica
A los que suscriben la “comprensión reformada del evangelio”

 

Las iglesias Protestantes e Históricas de Chile son herederas de la Reforma iniciada por Martín Lutero el 31 de octubre de 1517, fecha en que el monje alemán rechazó la venta de indulgencias.

Con la llegada del racionalismo en el siglo XVII, las Iglesias Protestantes reemplazaron la Revelación por la Razón como fuente para alcanzar el conocimiento. Así empezó “la comprensión reformada del evangelio” que desechó todo aquello que era sobrenatural, como el nacimiento virginal de Jesús, la caminata sobre las aguas del mar de Galilea y la resurrección de Lázaro.

 Con la legalización del matrimonio homosexual aprobada por la Corte Suprema de los Estados Unidos el 26 de Junio del año 2015, las Iglesias Protestantes de USA internamente también redefinieron el matrimonio, incluso autorizando la ordenación de pastores y obispos homosexuales casados con parejas del mismo sexo. Con estas acciones desecharon para siempre la fe apostólica y el orden establecido por Dios y ratificado por NS Jesucristo en los cuatro evangelios, en cuanto a la heterosexualidad del matrimonio, con lo cual suscribieron la sexualidad liberal o progresista.

 La aceptación de la razón como fuente para alcanzar el conocimiento y del matrimonio homosexual como base para la sexualidad humana, hace que las Iglesias Protestantes e Históricas hayan apostatado de la fe neotestamentaria y de la teología Luterana y Calvinista.

 Las Iglesias Evangélicas nacen con el avivamiento pentecostal acontecido el año 1906 en los Estados Unidos de América y el año 1909 en Chile, y que fue derramado en las Iglesias Protestantes e Históricas, y desechado por estas, lo que obligó a la hermandad que había recibido el bautismo del Espíritu Santo con la evidencia de hablar en otras lenguas a salir de ellas y formar las Iglesias Evangélicas o Pentecostales.

Con el surgimiento de las Iglesias Evangélicas o Pentecostales se restaura la fe en las doctrinas apostólicas, lo que hizo calificar al movimiento evangélico o pentecostal como “fundamentalistas” y a las Iglesias Protestantes o Históricas como “liberales”,   situación que sigue vigente hasta el día de hoy.

 Ha llegado la hora, que las Iglesias Evangélicas y/o Pentecostales que tienen una “comprensión fundamentalista del evangelio” se distingan de las que tienen “una comprensión liberal del evangelio” y asuman sus diferencias teológicas y proyecten claramente sus opciones políticas.

Las Iglesias Evangélicas y/o Pentecostales de Chile han optado por la opción Rechazo porque quieren mantener incólume la concepción cristiana del hombre y de la sociedad que es el fundamento de la actual Constitución Política y de la Ley de Cultos, que garantizan la Libertad Religiosa que gozamos.

 La biblia, la teología, la historia y la sociología religiosa obligan hacer la distinción explicada y la verdad en Cristo, exige que se proclame desde Arica a Puerto William, y desde esas majestuosas montañas blancas que nos ha dado el Señor, hasta ese mar que tranquilo nos baña.

 Santiago, 29 de Septiembre del año 2020.

 

Imagen969

 

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver