Nueva Constitución: Dios no es esencial
Libertad religiosa dependerá de agitadas negociaciones

  

Imagen966

 

 

Empezó el tiempo de campaña para el plebiscito y la atención se centra solo en las opciones Apruebo y Rechazo, porque sobre los contenidos constitucionales solo se han pronunciado el senador Girardi y el Presidente Piñera, el primero ha dicho y reiterado que se “acaba el derecho de propiedad”, y el Presidente ha dicho que la nueva Constitución debería contener, “el derecho de propiedad, el derecho de la libertad de expresión y de reunión”, el resto de los partidarios del Apruebo, donde están todos los políticos de la oposición y harta gente de Chile Vamos habían mantenido absoluto silencio, hasta el domingo pasado, cuando un destacado panelista del programa de televisión, “A esta hora se improvisa” deslizó en un comentario, que representa indudablemente un pilar fundamental de la filosofía del Apruebo, y una decisión inexorable de sus más grandes promotores.

 

El panelista señaló: “A mí me duele la guata cuando el Presidente habla de Dios, cuando hay instituciones, o sea, despliegue de religiosos en el espacio público, pero yo estaría dispuesto en la Constitución, a pesar que yo llego con esta primera ficha que diga: Estado Secular o Laico. Si hay otra cuestión que me parece relevante, y hay un grupo con el cual tengo que negociar, y que me diga: Mira para nosotros es super importante que pueda haber expresión de espacio religioso, bueno lo vamos a conversar. Esto no va a ser una taza de leche, aquí van haber antagonismos, esto va a ser como ir a jugar contra Uruguay en el Centenario, porque es obvio, cada grupo que va ahí, lo interesante es que cada grupo que vaya ahí, siente que hubo fair play, y cuando termine esto, diga, sabes que, esto no es probablemente lo que yo hubiese pensado en un comienzo, pero esto es el mínimo común denominador”.

 

Valga repetir lo aseverado al final del primer párrafo, porque estamos convencidos que las expresiones del panelista representan la filosofía del Apruebo, y la decisión inexorable de sus promotores. El presente artículo constituye una reflexión y una respuesta, pero sobre todo explica la razón de nuestra decisión de promover y marcar Rechazo el día del plebiscito. El panelista revela que la primera ficha que llevan es que la nueva Constitución establezca que Chile es un Estado Secular o Laico. Llama la atención, no la palabra ficha, sino la prioridad, “primera ficha”. Nosotros sabemos que la gente del Apruebo desprecia la religión y que detestan a los evangélicos y que escribirán Estado Laico en el texto constitucional, pero no sabíamos que era la “primera ficha”, es decir, el modelo económico, el régimen presidencial, el sistema parlamentario y los derechos sociales no son la primera prioridad. La primera prioridad de los Apruebo es eliminar la religión de la administración pública.

 

 

El panelista dice a continuación: “Si hay un grupo con el cual tengo que negociar, y que me diga: Mira para nosotros es super importante que pueda haber expresión de espacio religioso, bueno lo vamos a conversar. Esto no va a ser una taza de leche, aquí van haber antagonismos…” Saben, líderes del Apruebo, pero sobre todo los cristianos protestantes que están por el Apruebo, nos han dicho y nos dicen: ¡No se preocupen, porque la Libertad Religiosa está en los Tratados Internacionales así que si o si va en la Nueva Constitución!, pero el panelista no repite aquello, anuncia que la Libertad Religiosa en el ámbito público la vamos a negociar, y advierte que las discusiones no serán una taza de leche, amenaza con antagonismos y predice una tensión de miedo, como cuando Chile va al estadio Centenario a jugar con Uruguay. La mítica cancha donde la celeste hace de local, ha sido tierra infértil para Chile, donde sólo ha empatado en una ocasión. El resto son derrotas.

 

Lo anterior significa que todo lo conquistado por los evangélicos en cuarenta años de luchas contra los gobiernos, partiendo de las clases de religión en las escuelas hasta la Ley del Culto y la Ley del Feriado se pierde por la calidad Laica establecida en la Constitución. Y, ¿cómo y qué vamos a negociar? Todas esas conquistas se lograron gracias a la libertad religiosa de la actual Constitución. Si la nueva Constitución dice que Chile es una nación laica, simplemente no hay lugar para profesores de religión evangélica en las escuelas, para capellanes en las FFAA, en los hospitales, las cárceles, en el Congreso ni en el Palacio de La Moneda. El Presidente en sus discursos no podrá mencionar a Dios, y mucho menos, asistir con sus ministros al tedeum evangélico. Y, todavía más, se retirarán los símbolos religiosos, los funcionarios públicos no podrán jurar, y no habrá pesebres en los edificios públicos para Navidad.

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver