Apoyamos el Plan de Paz del Presidente Trump
Senado pide intervenir en los asuntos internos de otros países

 

Apoyamos

 

Es probable que sean muy pocos los que sientan algún interés por los asuntos internacionales, la mayoría está concentrada en los problemas nacionales, y comprometida en sacar adelante a sus familias y empresas, así que permítanme distraerlos por unos minutos con este artículo. El Presidente Donald Trump de los Estados Unidos de América, recientemente ganador del juicio político, acaba de presentar un Plan de Paz para la resolución del conflicto entre Israel y los palestinos, aceptado gustosamente por Benjamin Netanyahu, pero rápidamente rechazado por Mahmud Abbas Presidente de la Autoridad Nacional Palestina. El Plan de Paz es altamente conveniente para los palestinos, porque les promete establecer el Estado, les reconoce un territorio con fronteras y les asegura un capital de 100 mil millones de dólares para comenzar. A los israelitas les reconoce soberanía sobre Jerusalén, Judá y Samaria, territorios que reconquistaron en la guerra de los seis días, hace más de 50 años. Los líderes evangélicos norteamericanos y brasileños, apoyan el Plan de Paz, al igual que sus similares en todo el continente.

Israel está en la biblia, aparece 2320 veces. Israel es un tema que ningún cristiano puede soslayar, tiene que tratarlo y tomar una decisión, la cuestión es la siguiente: ¿Desechó Dios a Israel y lo reemplazó por la Iglesia? ¿Es la Iglesia el pueblo de Dios a partir del tiempo de Jesús? La Iglesia Católica cree que ellos son ahora el pueblo de Dios, lo mismo creen las iglesias protestantes, los mismo creen las iglesias adventistas, las mormonas y los testigos de Jehová. Para estas iglesias Israel es como cualquier país del mundo. Estas iglesias se basan en las palabras que Jesús dice a los líderes de los judíos: “Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.” Cuando vieron la destrucción del templo y de la ciudad de Jerusalén en el año '70, cuando vieron que los romanos mataron a más de un millón de judíos, y que otros cientos de miles huyeron a todas partes de la tierra, los cristianos confirmaron que Jesús tenía la razón, Israel se acabó, y ahora la Iglesia quedaba como el pueblo de Dios. Por siglos, cada vez que los cristianos leían la palabra Israel en el Nuevo Testamento, decían que se refería a la Iglesia. A esto llaman, la teología del reemplazo.

 

Cuando en el año 1906 en los Estados Unidos y en el año 1909 en Chile, nace la Iglesia Evangélica, asume con una nueva teología, llamada dispensacionalismo, que proclama que Dios no ha desechado a Israel, y más aún, que Dios le cumplirá a Israel todas las promesas que les hizo en el Antiguo testamento. Entonces, los católicos, los protestantes y las sectas dijeron a los evangélicos, pero ustedes tienen un problema con el dispensacionalismo, y es que Israel no existe, entonces los evangélicos respondieron, es cierto, pero Israel volverá a existir, y ellos esbozaron una gran sonrisa. Y pasó el tiempo, y llegó el 14 de Mayo de 1948, y, ¿Qué sucedió ese día? Israel vuelve a existir. ¿Qué dijeron los católicos, los protestantes y las sectas? Este Israel, no es el mismo del Antiguo Testamento, este es cualquier otro país. A los católicos, a los protestantes y a las sectas, no les bastó el milagro del renacimiento de Israel, y tampoco les basta lo que dice la Biblia en Romanos capítulos 9, 10 y 11 “Dios no ha desechado a su pueblo…porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables.” Bueno, reconozco que hay algunos líderes evangélicos, que siguen creyendo en la teología del reemplazo.

 

La inmensa mayoría de los evangélicos del continente americano, somos dispensacionalistas, y por eso amamos, defendemos y promovemos a Israel, en nuestras sociedades y delante de nuestras autoridades políticas. Nuestra teología escatológica declara que Jesús volverá a la tierra con su iglesia, para librar a su pueblo Israel de la guerra mundial, castigar a todas las naciones que los han maltratado, y establecer en Jerusalén su imperio milenario. Así que, para nosotros los evangélicos, siempre es un asunto del mayor interés todo lo que tenga que ver con Israel. Israel es una gran nación de nueve millones de habitantes, con un per cápita de 42 mil dólares, es un sólido Estado de Derecho, con una democracia ejemplar, que convive en medio de sanguinarias dictaduras, que masacran a sus propios pueblos y que practican y premian el terrorismo. Israel ha resuelto los problemas más agobiantes en el campo de la salud, la producción de alimentos, y la medicina, sus universidades se cuentan entre los mejores del mundo, y sus académicos siempre están entre los nobeles de medicina. La ONG Chile Cristiano apoya y promueve el Plan de Paz que propone el Presidente Donald Trump.

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver