Una oración por la reunificación de Corea
Expectativas tras la desapariciones de Kim Jong-un

Imagen959Bandera de la Reunificación de Corea 

 

Kim Jong-un el monarca de la República Popular Democrática de Corea (del Norte) ha desaparecido, y el mundo entero está tratando saber que le pasó. Kim Jong-un destaca entre sus conciudadanos, pesa 136 kilos, es adicto a la buena mesa, come a destajo queso suizo Emmental, bebe licores fuertes le fascina el coñac Hennessy Paradys, fuma compulsivamente cigarros Rothman con tabaco cultivado en Africa. Cinco teorías explican la desaparición de Kim; Hace cama para recuperarse de un procedimiento quirúrgico cardiovascular a que fue sometido.

 

Quedó en estado vegetativo después de una cirugía. Hace cuarentena después que diagnosticaron COVID-19 a uno de sus más cercanos guardaespaldas. Herido tras un fallido lanzamiento de misil y escondido para llamar la atención algo que ha hecho antes.

 

Cualquiera que sea la situación de Kim Jong-un, es propicia la oportunidad para hacer una oración por la caída de su sanguinario régimen dictatorial comunista que mata de hambre a millones de hombres y que persigue y asesina a los cristianos porque no le adoran, y para que las bondades del desarrollo económico y social surcoreano, la democracia y la libertad religiosa se extiendan a toda la península y Corea vuelva a ser una sola. Si la desaparición del dictador Kim se concreta, asume su hermana Kim Yo-jong, y ella comienza una Perestroika. Sabemos que la prensa internacional apoda a Kim Yo-jong la “despiadada” por la forma dura y humillante con que trata a los ciudadanos, porque gobierna con vara de hierro a sus subalternos del Partido Comunista norcoreano, que allá se llama el Partido de los Trabajadores. Para Dios nada es imposible.

 

El país de Corea se dividió durante la 2da Guerra mundial, Corea del Norte quedó bajo la influencia de la ex URSS y la China, y Corea del Sur de los Estados Unidos de América. Norcorea adoptó el sistema socialista el año 1948 y Surcorea el capitalismo el mismo año. Tensiones en las fronteras, incitaron a Corea del Norte a una guerra para anexionar al Sur. La guerra duró tres años y murieron cinco millones de civiles y quedó sellada la división hasta el día de hoy. En cuanto al desarrollo económico de ambos sistemas, las cifras indican lo siguiente, al año 1975 ambas Coreas se hallaban a la par con una renta de US$ 3.000 per cápita. Hasta esa fecha Corea del Norte era apoyada por sus dos madrinas Rusia y China. Desde el año 1975 en adelante Corea del Norte ha visto descender su per cápita a US$ 1.000 al día de hoy y Corea del Sur lo ha visto subir a US$ 35.000.

 

La literatura indica que la libertad Religiosa en Corea del Sur es más abierta incluso que en USA, en los años en que se dividía el país, los cristianos corrieron a establecerse en el Sur, y con la influencia norteamericana a partir de la 2da guerra el cristianismo experimentó un explosivo crecimiento que a la fecha bordea el 35% de la población. En la capital Seúl existe la Iglesia Pentecostal más grande del mundo con un millón de miembros fundada por el pastor David Yonggi Cho. Las iglesias evangélicas coreanas sostienen a 27.000 misioneros en todo el mundo. El contraste, el régimen de Corea del Norte odia al cristianismo y lo considera el peligro más grande entre las religiones, ya que lo asocia con los Estados Unidos. El régimen se activa para buscar a los cristianos, los encarcela y los esclaviza haciendo trabajo forzado, mientras prepara su ejecución.

 

En diciembre del 2017, el Comité de Crímenes de Guerra de la Asociación de Abogacía Internacional lanzó un reporte de crímenes contra la humanidad en las cáceles políticas de Corea del Norte. El reporte decía que “los cristianos son perseguidos duramente y reciben un trato especialmente duro en los campos de prisioneros”; los prisioneros son “torturados y asesinados debido a su afiliación religiosa”, o por participar en juntas cristianas, lectura de la Biblia, o por encontrarse con cristianos fuera de Corea del Norte; y que “los cristianos (o aquellos que se sospecha que son cristianos) son puestos en la cárcel en zonas específicas dentro del campo prisionero en donde los prisioneros llevan una privación más severa”. En Corea del Norte, el régimen comunista estableció que solo se puede adorar a Kim II sung su fundador y a su hijo Kim Jong il.

 

 

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver